Clínica dental Calas

¿Por qué es importante prevenir las caries en niños?: un caso real

La caries es la enfermedad crónica más frecuente en la infancia con una alta prevalencia entre los preescolares. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 530 millones de niños en el mundo sufren caries dental en los dientes de leche. En España, el 31% de los niños menores de 6 años tiene caries. Además, el 70% de los menores de 4 años no ha ido nunca al dentista.

No es de extrañar así, casos reales como el de un niño de 3 años al que estamos tratando en la Clínica Dental Calas y que, tal y como podéis comprobar, presenta una afección dental que podría suponer importantes problemas futuros de salud, si no se llega a actuar de forma inminente.

Prevenir es la clave en la mayoría de las enfermedades bucodentales existentes pero, por lo general, tenemos una arraigada tendencia a creer que, esta prevención, no comienza hasta que nuestra dentadura es permanente. Esta es, para nuestra Odontopediatra, Sara Camacho, una de las causas más comunes en la aparición de caries y otros problemas derivados de esta frecuente patología bucodental.

Las caries afectan también a los dientes de leche y de ahí la necesidad de mantener unos hábitos de higiene adecuados desde que aparece el primer diente, es decir, a partir de los 6-8 meses.

La limpieza es sólo una parte importante en la prevención de las caries, de hecho, son muchos los factores que influyen en su aparición, algunos de ellos, bastante presentes en muchos de los hábitos que solemos adoptar durante los primeros años de vida de nuestros hijos.

Factores que influyen en la aparición de las caries

La alimentación, la falta de higiene y algunas costumbres son, en general, causa directa en la aparición temprana de las denominadas caries de la primera infancia.

Tal y como nos explica la doctora Camacho, “la limpieza comienza con el primer diente, incluso antes, ya es recomendable empezar a limpiar las encías con una gasa y a cepillar estas primeras piezas”.

Asimismo, la alimentación influye de manera decisiva en muchos de los casos de caries que solemos encontrarnos a estas edades. La ingesta de azúcares, tan frecuente o demandada por los niños, debe ser controlada, teniendo en cuenta, sobre todo, los zumos o cacaos, muy habituales a estas edades. En este sentido, la OMS recomienda no tomar más de 5 cucharitas de azúcar al día.

Entre las costumbres más arraigadas nos encontramos, además, con el uso de azúcares en las tetinas de chupetes y biberones para entretener, facilitar la calma e incluso el consumo de otros alimentos. Un grave error ya que supone un contacto prolongado de esos azúcares con la boca del pequeño.

También advierte nuestra Odontopediatra sobre el uso de fármacos en aerosol, muchos de ellos prescritos de manera habitual como broncodilatadores, antiinflamatorios o mucolíticos.

En estos casos, la limpieza posterior de la boca será fundamental para que dichos tratamientos no afecten a nuestra salud bucodental ocasionando lesiones tanto en tejidos blandos como duros.

Las caries, mucho más que una afección bucodental

Hemos visto los factores que influyen en la aparición de las caries y la necesidad de prevenirlas desde edades muy tempranas. Y es que las caries generan, en ocasiones, graves problemas a tener en cuenta a la hora de restar importancia a un “diente picado” considerado habitual entre los más pequeños.

No podemos olvidar que esta enfermedad infecciosa puede llegar a destruir los dientes, provocar enfermades bucodentales inmediatas y futuras e incluso, graves problemas de salud y desarrollo para en los niños.

Además del dolor que puede llegar a producir una caries al alcanzar el nervio del diente, una afección de este tipo no tratada a tiempo puede provocar infección en otros órganos del cuerpo como el riñón o el corazón. Infecciones faciales, amigdalitis, otitis e incluso disminución en su desarrollo físico o de su capacidad de aprendizaje.

Puede parecer exagerado pero, sin embargo, los casos como los de este niño son más habituales de lo que podemos llegar a pensar. La prevención es siempre salud y empezar a tiempo cuenta.