Clínica dental Calas

preguntas frecuentes

Resolvemos las dudas que puedas tener

Resolvemos cualquier duda que tengas respecto a nuestra clínica, los tratamientos que ofrecemos y nuestra forma de trabajar.

Nuestro personal pone especial interés en que el paciente, mediante la aplicación de anestésicos locales y con mucho tacto, se sienta cómodo durante la aplicación del tratamiento y no sienta molestia alguna.

 

No obstante puede ocurrir que en contadas ocasiones se puedan sentir algunas molestias leves.

Depende de cada caso y del tipo de tratamiento recibido. Por ejemplo, con los implantes de carga inmediata no es necesario esperar para la colocación de la prótesis. 

Una encía sana no debe de sangrar, debe de tener un aspecto rosado y uniforme, y no debe de molestarnos ni de sangrarnos cuando nos cepillamos. Así que si tu encía sangra es porque algo no va bien. El motivo principal suele ser porque hay una acumulación de bacteria entre los dientes, posiblemente porque no estés realizando correctamente el cepillado. Esto quiere decir que padeces una gingivitis, y deberías acudir a la clínica para evitar que empeore y se convierta en algo más grave como es la periodontitis.

Cuando lo que hay es que alinear los dientes porque están mal posicionados podemos empezar a cualquier edad desde que ya tenemos todas las piezas definitivas en boca, que suele ser desde los 10-12 años. Pero si lo que tenemos es que tratar el hueso, bien porque tengamos que expandir el paladar o cualquier otro problema óseo, lo recomendable es empezar cuanto antes. A los 7-8 años es lo más recomendable, ya que el hueso de un niño a esa edad aún no está soldado y es muy fácil trabajar con él. Cuando ya hemos pasado la edad de crecimiento, el hueso no se puede tratar porque ya se ha soldado

Una revisión dental no nos supone estar más de 15-20 minutos en el sillón, y es recomendable hacerla cada 6 meses,  para evitar males mayores. Si realizamos esa revisión cada 6 meses lo que conseguiremos es que no haya patologías, y en el caso de que aparecieran serían tratadas en fase inicial, por lo que la solución siempre es más sencilla.

Existen dos tipos de blanqueamiento, el que se hace en casa, que consiste en realizar unas férulas a medidas, las cuales nos colocaremos todos los días junto con el producto blanqueante durante 90-120 minutos, y el blanqueamiento en clínica, el cual en una sola sesión de unos 50 minutos alcanzaremos los resultados. En ambos se utiliza la misma fórmula, pero con diferente concentración, de ahí que el de mayor concentración sólo pueda ser utilizado por un profesional. El resultado en ambos llega a ser el mismo, pero con la diferencia de que el de casa se hace de manera progresiva y el de clínica de forma inmediata.

Cuando perdemos un diente o una muela, no solo debemos preocuparnos por la parte estética, que sí es muy importante, sino también por otros problemas que se pueden desencadenar con la pérdida de alguna pieza, como puede ser el desplazamiento lateral de los piezas adyacentes, haciendo el espacio más pequeño y siendo más continua la acumulación de restos de alimentos, y por otro lado  la pieza contraria a la que hemos perdido siga buscando apoyo, y al no encontrarlo terminemos perdiéndola también.

Estéticamente necesitamos sentirnos y vernos bien, pero hay otros motivos por los que acudimos a un tratamiento de ortodoncia. A veces no mordemos correctamente, y esto hace que tengamos problemas en la musculatura de la cara. Una mala mordida puede desencadenar problemas de cabeza, cuello, hombros y espalda. Con el tratamiento de ortodoncia conseguimos una buena oclusión para evitar o corregir cualquier problema causado por la mordida.

Dependerá del tratamiento realizado, y de las indicaciones que aporte el dentista, pero si vamos a realizarnos un empaste, podremos comer con normalidad una vez haya pasado el efecto de la anestesia.